negocio minimalista

Siendo madres emprendedoras no nos queda otra que soltar. Aprender a caminar ligeras y con lo mínimo. Quitar ruidos y preocupaciones y quedarnos con aquello que en realidad nos va a sumar.

Pero, ¿Cómo te suena la palabra minimalismo aplicado a negocio?

Puede que, como me pasaba a mí, te imagines una pared blanca con una silla vacía. Desangelada, sola, que no te transmite nada. O, puede que estés cansada de escuchar esta palabra “tan de moda”.

Deja que te cuente mi historia: como todo en mi negocio, todo lo que cuento ha pasado por mi filtro y te hablo desde mi experiencia.

Cuando empecé en el mundo de los negocios, me rodeé de mujeres muy enérgicas y que hacían muchísimas cosas. Yo, como hacedora e hiperproductiva que he sido desde muy pequeña, me parecieron unos modelos de negocio que encajaban conmigo.

Mi autoexigencia se puso las botas en esa primera etapa: estar en redes cada día y a cada rato, empezar a crear talleres para tener los huevos en distintas cestas, miles de formaciones, comunidad gratuita, newsletter, etc…

Yo, que soy multipotencial y que me encanta aprender y hacer miles de cosas, estaba en mi salsa. Pero me pasó factura. Ese ritmo que yo me estaba marcando no iba conmigo ni con el momento vital en el que estoy. Puede que con 21 años, sin niños ni responsabilidades hubiese llevado bien. Pero no ahora cuando mis prioridades son otras, cuando siento la vida de otra manera, cuando mi crecimiento personal me ha llevado a valorar otras cosas.

(Hago aquí un inciso: puede que a ti te encaje bien este tipo de negocio y te vaya bien además. Te felicito si es así; cada una tiene que buscar aquello que le va mejor y le encaje)

Con el tiempo, según he ido soltando esta autoexigencia, librándome de capas y creencias limitantes he podido empezar a disfrutar más del día a día, de cada paso que doy en el negocio.

He ido aprendiendo que la productividad no es tanto hacer cuanto más mejor. Más bien, la productividad se trata de hacer las cosas lo más eficientemente posible y con lo mínimo viable que te lleve a crear la vida que tu quieres y necesitas.

En este punto de mi viaje, es fundamental para mí tener un negocio minimalista, que me permita tener un negocio rentable, sí, pero a su vez, que este negocio sea el vehículo que me permita disfrutar de mis hijos.

Así que, si tuviera que describir de manera breve lo que es para mí un negocio minimalista, sería un negocio que prima:

Sencillez

No necesitamos tener superestructuras ni hacer virguerías para tener un negocio viable. Para mí la sencillez se traduce en claridad e ir al grano, no perder el tiempo ni la energía en crear (aquí te confieso algo: me encanta probar herramientas, diseñar y trastear, así que a veces se me va el santo al cielo; aún estoy aprendiendo a no perder el tiempo)

  • Espacio: dejar aire y hacer las cosas a tu ritmo, sin ir con la lengua fuera ni apagando fuegos. Esto se traduce, para mí, en no tener la agenda con cada minuto programado, no tener sesiones seguidas, tener tiempos de recarga de energía y de escucha, etc.
  • Calidad: por encima de la cantidad. Es mejor tener un par de servicios donde poner el foco que tener varios que ni fu ni fá. O crear un post bueno cada dos semanas que hacer siete dando los buenos días o enseñando a tus gatitos.
  • Limpieza: cuantas menos cosas innecesarias tengamos por el medio mejor. Fuera los porsiacaso, los retos gratuitos (que son muy buenos pero si no lo necesito ahora, ¿para qué meterme en ese fregado?)

Fuera todo lo que sobra.

Escucha

  • Mentalidad: Fuera las creencias que nos hacen pequeñas (yo aún estoy en ello, esta es la parte al que me aferrado porque he sido durante demasiado tiempo de una manera, me he escondido en ese personaje y ahora cuesta sacar a mi yo real).
  • Autoconocimiento: saber quiénes somos, qué necesitamos, cómo funcionamos… darnos espacio para escucharnos y saber si vamos por buen camino.
  • Consciencia: en el día a día darnos aquello que necesitamos, fluir y estar abiertas a lo que nos trae la vida, escuchar las necesidades de nuestro cuerpo y adaptarnos y ser flexibles.
  • Limites: poder decir que no a oportunidades, a clientes, a nosotras mismas… todo un reto del día a día.

Orden y Estructura

Esta es mi parte favorita, jejejeje… Para mí una buena base de negocio, unas estructuras sólidas son fundamentales.

  • Orden: cada cosa en su sitio; tan solo lo que necesitas para desempeñar las tareas y objetivos actuales. Y a mano.
  • Finanzas: una buena gestión financiera es fundamental para saber si funciona bien o no nuestro negocio, para definir bien nuestros precios, saber si podemos hacer una inversión…
  • Planificación: definir prioridades, planificación amable y consciente que esté basado en una misma y no en el mercado ni en el cliente.
  • Archivo: guardar aquello que no necesitamos aparte, borrar lo innecesario y tener a mano lo que sí podemos necesitar ahora mismo (quita, por favor, todos aquellos recursos gratuitos que aún no has podido aprovechar).
  • Procesos y sistemas: los paso a paso de lo que haces en tu negocio, que te funcionan y que se repiten, por lo que no tienes que andar repensando cada vez que tienes que hacer la misma tarea y/o se te pase (por ejemplo, tener unas checklist que puedes seguir cada vez que escribas un post de blog y no te dejes nada en el tintero). Esto permite tener mucha coherencia, descarga mental y facilitar el proceso de delegar si algún día así lo decides.
  • Herramientas digitales: apoyo en herramientas que nos permitan ahorrar tiempo y energía, a la vez que mejoramos el trato con nuestros clientes.

Todo esto se traduce en calma. Cuanto más en calma esté en tu negocio, más en calma estará tu mente. La tranquilidad de que las cosas están funcionando bien, de trabajar a gusto y llegar a lo que es verdaderamente importante para ti no tiene precio. Porque no siempre podemos ni debemos llegar a todo. No somos mamás superwoman. Somos madres emprendedoras que queremos lo mejor para nuestros clientes, para nuestros hijos y también para nosotras.

Aflojemos, fluyamos y disfrutemos.

Si te gusta este tipo de contenido, puedes encontrar más dentro de mi Patreon!

Índice de contenidos